Un mejor futuro para las mujeres

Por: Graciela Rojas

Ciudad de México a 22 de septiembre de 2020

De acuerdo a las estadísticas del Foro Económico Mundial, las mujeres serán el género más afectado debido a la pandemia por COVID-19 que estamos viviendo. La semana pasada la ONU Y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), mencionaron que para el próximo año por cada 100 hombres que vivan en pobreza extrema habrá 118 mujeres

Datos verdaderamente alarmantes si consideramos que de acuerdo  a datos del INEGI, hay 30.7 millones de personas entre 15 y los 29 años; es decir, uno de cada cuatro habitantes del país es joven (24.6%),  siendo un poco mayor la proporción de hombres (50.8%) que de mujeres (49.2%). La tasa femenina en educación básica y media superior es ligeramente mayor que la masculina, sin embargo, en educación superior la tasa masculina es mayor que la femenina. 

El PNUD calculaba que la tasa de pobreza de las mujeres disminuyera un 2,7% entre 2019 y 2021, pero los datos cambiaron y ahora la diferencia es del 9,1% debido a la pandemia. Sin duda, es urgente que las niñas, jóvenes y adolescentes tengan apoyo inmediato y se incrementen las oportunidades para que tengan un futuro más próspero, esto se puede lograr desde el aspecto educativo si las impulsamos a estudiar carreras en STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés) ya que están consideradas como las carreras del futuro y las de mayor rendimiento económico. Como dato adicional, pero no menos importante, es justo en estas áreas donde hay menos participación de las mujeres ya que solo el 9% opta por estudiar una carrera en STEM. 

Las niñas empiezan a verse a sí mismas como menos talentosas que los niños a partir de los 6 años. Comienzan a alejarse de las actividades catalogadas para personas “muy, muy inteligentes”.  

Y aunque es un tema multifactorial,  entre otras cosas, la falta de modelos a seguir no permite a las niñas explorar las áreas STEM. Los estereotipos de género nos limitan porque nos transmiten la idea errónea de que debemos hacer cosas de niñas o de niños según sea el caso. La diferencia entonces no puede ser biológica sino sociocultural, es decir, por un aprendizaje social en el que la mujer no se ve del todo identificada para seguir en estas áreas de estudio, porque no tiene role models y porque el contexto históricamente no ha sido propicio para su incorporación. 

El informe de la PNUD explica que la pandemia arrastrará  a 96 millones de personas a la pobreza extrema para 2021, entre ellas 47 millones de mujeres y niñas: el número total de mujeres y niñas que viven en la pobreza extrema aumentará a 435 millones.

Como mujer, madre, hija y empresaria me alarman estas cifras y es por eso que desde Movimiento STEAM estamos totalmente comprometidos a trabajar en favor de cerrar la brecha de género, a impulsar el involucramiento de las mujeres en estas áreas y a motivarlas y apoyarlas a creer en sí mismas pues hoy más que nunca necesitamos la participación y trabajo de todas y todos para evitar que los números de pobreza en el mundo aumenten y así lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Me gustaría conocer su opinión sobre el contexto que viven las mujeres en el país.

…. Sigamos la conversación en mis redes sociales..

¡STEAM para todas y todos, sin dejar a nadie atrás!

Habilidades

Publicado el

22 septiembre, 2020

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.